Blog Amycos

Voluntariado Internacional y Servicio de Voluntariado Europeo

El final de la aventura

3 julio, 2017

El jueves pasado dije adiós a mis compis y a todos l@s voluntari@s de la asociacion Familles Rurales de Colombey-les-Belles, con l@s que he compartido los últimos 10 meses de mi vida.

Despedidas muy emotivas, donde se mezclaba la alegría de recordar todos los momentos que hemos pasado, con la tristeza de tener que cerrar esta preciosa etapa.

Mi proyecto de SVE me ha aportado muchisima cosas. Durante este tiempo en Familles Rurales he tenido la oportunidad de conocer a personas muy especiales, que han llenado mis días de sonrisas y de risas, de abrazos, de guiños y miradas cómplices, de desayunos, almuerzos, meriendas y cenas donde se compartía mucho mas que la comida. De confesiones, de apoyo en los momentos de frustración. De karaokes cantados, pero también bailados. De disfraces, de impermeables improvisados con bolsas de basura. De lagrimas también, pero lagrimas muy bien acogidas. De regalos, y no sólo materiales. De nuevas recetas, de entrenamientos alrededor del estanque, de viajes de ida y vuelta compartidos en el coche. De apéros en la piscina, de barbacoas, de gafas de sol con flamencos rosas, de bailes de Shakira y de Béyoncé. De intercambio de culturas a todos los niveles. De ganas, de motivación, de esfuerzo, de confianza, de franqueza, de dudas. De cervezas en compañía de corderitos. De orgullo de hacer las cosas bien. O de equivocarse, pero de habelo intentado, y de aprender de la experiencia. De momentos en los que ayudar, y momentos en los que pedir ayuda. De momentos en los que miras a tus compis mientras ríen a carcajadas y lo único que puedes pensar es que estas justo donde quieres estar.

Me voy de la que ha sido mi asociación durante 10 meses, y de la que hace 11 meses ni siquiera sabía que existía. Ni ell@s sabían que existía yo. Pero me voy sabiendo que he aportado todo lo que tengo que aportar, y que me llevo muchísimo conmigo.

Solo puedo decir GRACIAS <3

 

La maravillosa multiculturalidad

6 marzo, 2017

Sin duda, una de las mejores cosas que aporta la experiencia de vivir en otro país es el hecho de poder conocer a tanta gente tan diferente de un@ mismo@.

Evidentemente, para mí los primeros encuentros fueron con personas francesas, concretamente mis compañeras de piso, mis compañeras de asociación y l@s voluntari@s; pero también l@s conductores de autobús, l@s panader@s, l@s dependientes del supermercado, l@s camarer@s de los bares, incluso las personas que me cruzaban por la calle y que me preguntaban la hora.

Sin embargo, estoy teniendo la gran suerte de conocer no solo a franceses, sino también a mucha gente de otras partes del mundo: Italia, Alemania, Portugal, Austria, Bélgica, Suiza, Bulgaria, Eslovaquia, Marruecos Pakistán, Taiwán, EEUU, Colombia, Chile…

Estos encuentros permiten intercambios muy variados, y precisamente por eso, también muy enriquecedores. Intercambios en muchos contextos distintos, que permiten de hecho conocer culturas distintas en situaciones distintas, y por tanto aprender de los pequeños detalles que marcan la diferencia entre unas culturas y otras, pero también entre unas personas y otras.

Lo que conocemos limita nuestra manera de ver y de entender la realidad. Por eso es importante la apertura, porque mientras más conocemos, más se amplía nuestra visión del mundo, y más lejos se sitúan nuestros límites. Por eso, mientras más conocemos, más queremos conocer. Por eso es importante tener un espejo que nos recuerde constantemente que nuestra forma de ver las cosas no es la única. Y ese espejo son todas las personas diferentes que nos encontramos en el camino.

¡Fin de la aventura!

5 diciembre, 2016

Hola a todos, ¿Qué tal?

Cuando los cuatro cooperantes que estamos en Bolivia nos pusimos en marcha con el pequeño proyecto Aquí pintamos tod@s! no esperábamos esto:

Estuvimos en el El Espino, donde con un pequeño vídeo en el que invitábamos a la gente a mandar pequeñas aportaciones para pintar el cole y hacer distintas reformas que eran más que necesarias! La acogida de la propuesta fue muy muy buena, y nos enviaron el dinero suficiente como para:

- Pintar todas las aulas y exteriores
- Poner nuevos cristales donde no había o estaban rotos
- Sistema eléctrico en todas las aulas
- Compra de un horno para la mejora de su alimentación
- Elaboración de un parque con material reutilizado
- Comprar material de construcción para tapar grietas y desperfectos: Cemento, Yeso y tejas
- Material educativo

Pero lo mejor de todo esto, no es que consiguiésemos la financiación para realizar esto, sino que lo hicimos entre todos, alumnos, profes, mamas y papas… era un ambiente colaborativo, en el que cada profe con sus alumnos pintaban su clase, dando rienda suela a su imaginación.

Sin duda ha sido una experiencia única y que jamas olvidaré, además coincidió con la fecha de mi cumpleaños, donde los profes me hicieron una tarta muy buena, me cantó todo el colegio el cumpleaños feliz… fue genial!

Y sin duda no podía haber una mejor manera de finalizar nuestra estancia aquí que con esa semana en El Espino, con gente tan maravillosa…

¡Nos vemos pronto en España!

Rematando

Muy buenas,

 

Escribo ya al borde del regreso porque las últimas semanas han sido muy ajetreadas. Queríamos dejar finalizados todos nuestros proyectos y eso lleva su tiempo. Por una parte debíamos sacar las muestras de terreno y últimos datos para desarrollar tanto la presa como el sistema de agua del proyecto de Wuayjo que compartimos Asier y Dani; a su vez, Adrián tenía que gravar cantidad de entrevistas aquí y allá  para rematar sus vídeos y Lara finalizar sus jornadas de trabajo en el internado de Punacachi.

 

     

 

 

    

 

Al rematar cada uno lo que le quedaba y despedirnos de toda esta gran gente que hemos ido conociendo por cada lugar emprendimos el último viaje para dedicar nuestros últimos días a un proyecto común entre todos, el proyecto de renovar una escuela guaraní en el Chaco “Aquí pintamos todos” en el que a colaborado cantidad de gente con sus aportaciones y sin todos ellos no sería posible el cambio que a sufrido el colegio con repintado de aulas interior exterior, dotación de luz interior, reconstrucción de paredes, ventanas y puertas,  un horno para implantar el desayuno escolar, rehabilitación y aumento del parque, material escolar didáctico y deportivo…

En fin, cantidad de trabajos que pudimos desarrollar bajo el sol abrasador propio de estas desérticas zonas que sin la colaboración de padres, profesores y alumnos no se habría logrado en tan poco tiempo.

 

 

Y para despedirse, un fueguecito y la merecida ducha.

 

 

Gracias a todos por leernos, nos vemos en casa!

Punacachi un lugar muy especial, donde los chanchitos te despiertan y y las ovejas te acuestan.

25 noviembre, 2016

 

Buen día, en la entrada de hoy me gustaría comentaros cómo es un día en el internado de Punacachi. Donde los estudiantes a las 6 de la mañana ya están de pie para limpiar y organizar las zonas comunes. Se dividen las tareas por días, ellos se encargan de limpiar los baños, zonas comunes, fregar los platos de todas las comidas. Y recogen la basura que haya en los alrededores, para luego quemarla. Una vez que eso está hecho pasan a asearse, ponerse relindos.

Estos días no hemos tenido agua, por lo que nos ha tocado subir a un tanque que tienen como reserva, pero el agua era escasa por no decir inexistente. Un pequeño chorrito de agua nos ha ido abasteciendo. Es increíble ver el aprovechamiento y ahorro que hacen del agua los estudiantes. Actualmente se nota la crisis del agua que está viviendo Bolivia tanto en la zona rural como en los barrios de las ciudades.

 

A las 8 todos a desayunar un rico panecito con queso que ellos mismos hacen, algunas veces hay refresco con pan, otras veces solo cacao. Y a las 8 y media los de secundaria entran al colegio y los de primaria a las 9. El internado se queda silencioso y es cuando las trabajadoras aprovechan para preparar las actividades del día, poner al día sus informes. También hay tiempo para desconectar y echarse unas risas o comentar alguna jugada de alguno de los chic@s. Llegan las 12 y cuarto y todos acuden veloces al almuerzo para posteriormente incorporarse a la escuela hasta las 4.

Es en ese momento cuando tienen media horita para descansar y tener su espacio personal, de 5 a 7 se realiza la tarea y si hay establecido algún taller se lleva acabo. Sobre las 7 todos a cenar, y después de la cenita algunos días se proyectan alguna peli como esta semana que vimos  Las locuras de Robinson Crusoe, y así trabajamos sobre la importancia del trabajo en equipo. Y como no el futsal o basket nunca falta en el internado. Se organizan pequeños partidos antes o después de las tareas. Donde todos sacamos nuestro alma deportiva :)

 

 

 

 

 

A las 10 las luces se van apagando, se cierra el comedor y ponemos modo noche y todos a descansar para recibir un nuevo día. Es un regalo poder disfrutar de los estudiantes, de las trabajadoras y del precioso entorno de Punacachi. Me hubiese encantado estar desde comienzo del curso, porque ya queda menos para que les den las vacaciones y esta experiencia en el internado termine.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque cuando un internado cierra sus puertas, una escuela abre sus ventanas, ya que en 3 días nos embarcamos en un proyecto impulsado por Dani, Asier, Adrián y yo en la comunidad guaraní del Espino.

Aquí pintamos tod@s, os dejo el link del video, os iremos contando como vamos avanzando. Estaremos allí de lunes  a domingo, las compras se van ultimando y las ganas cada vez son más grandes de estar allí y poder empezar ya. Estamos muy contentos de la acogida que ha tenido la iniciativa e ilusionados de que las ideas se materialicen y puedan cubrir necesidades latentes. AQUI PINTAMOS TOD@S

Un gran abrazo, Lara

 

 

 

Última visita a terreno

Muy buenas!

Justo ayer regresamos de nuestra última visita a Morochata, la despedida.

Fuimos a Link’u, donde estamos proyectando la presa para regadío, a recoger muestras de terreno para analizar en España. Y de paso, despedirnos de las personas de la comunidad que nos han ayudado tanto estos meses.

Ellos estaban terminando de cercar su nueva toma que construyó el presente año Anawin dentro del Sistema de Agua Potable Linku – Alisoni. Allí trabajamos todos mano con mano para colocar los postes del alambrado. Estas experiencias son muy enriquecedoras. Compartimos almuerzo todos mientras charlábamos, reíamos e intentábamos Daniel y yo desencriptar el Quechua (tarea difícil). En definitiva, un día inmejorable.

Al final nos despedimos, con un hasta pronto, de Linku y su gente. Gracias por enseñarnos tanto.

Y nada, aquí andamos apurando los últimos días en Bolivia. Ahora viajaremos al Chaco la siguiente semana que será practicamente el punto y final de esta gran experiencia.

Un saludo a todos,

Asier

En medio de la dificultad yace la oportunidad.

14 noviembre, 2016

Los días van pasando y ya casi estoy en el ecuador de la experiencia. Realmente no me creo que hayan ya pasado tantos días. Porque cada día es una nueva vivencia y aprendizaje. En el internado he realizado diversos talleres durante las semanas que he ido ya. Por la mañana con las trabajadoras del internado organizamos y establecemos las actividades que se llevarán acabo en el día. Y coordinamos de acuerdo a las necesidades que se nos van presentando.

Por ahora he trabajado los siguientes objetivos:
-Construir las normas y reglamentos de convivencia dentro el internado.
-Generar y pautar un espacio de comunicación y respeto diario.
-Empoderar a los estudiantes ante las responsabilidades del cuidado y organización del propio internado.
-Reconocer al otro como alguien merecedor de los mismos derechos.
-Participar en igualdad de oportunidades.
-Aumentar el sentimiento de identidad grupal.

Y una actividad que me gustaría compartiros es la realización de un cortometraje sobre el cuidado del medio ambiente. La verdad que al principio la vergüenza de ponerse ante la cámara no les dejaba dar el primer paso, pero al final el resultado fue súper estupendo. Espero poder compartir ese material audiovisual dentro de poquito gracias a la elaboración de Adrián.

Dentro del internado las condiciones de alimentación no son muy óptimas por lo que se llevó acabo un taller de alimentación en el que los estudiantes por grupos realizaron unas brochetas de frutas y una ensalada. Con ello realizaron un material con las propiedades de las frutas y verduras que se les habían asignado y luego pudieron compartirlo con sus compañeros. Al final cenamos todos juntos y disfrutamos de una cena sana y equilibrada. Me encantó verles disfrutar de esa manera y promoviendo de una manera lúdica un cambio en los hábitos de alimentación. Siento no escribir más a menudo pero la verdad es que no paramos cuando no es el internado, es en otras comunidades con los diferentes proyectos. Un abrazo compañeros¡¡

El tiempo vuela, bajito

11 noviembre, 2016

Hola a todos!

Si compañeros, ya van dos meses. Y es que parece ayer cuando llegamos.

Lo bueno es que conseguimos exprimir el tiempo, para que cada minuto aquí cuente para crecer en todos los aspectos.

Me gustaría compartir con vosotros como se organizan las comunidad de Wuayjo. Como comenté en entradas anteriores estamos realizando los estudios para la construcción de una presa. Necesitábamos realizar unas excavaciones y nos coordinamos con los dirigentes de la comunidad para que nos ayudasen.

Nuestra sorpresa fue ver como todo el pueblo acudió para ayudar y además, convivir en comunidad. No solo fue ir a trabajar, organizaron una comida improvisada para todos con unas papas y una cabra, y todos comimos mientras había una verdadera convivencia. Después de comer tocó “pichear”, es decir, toda la comunidad paró para compartir las hojas de coca y conversar y bromear.

La organización de los trabajos fue excelente, y se vio involucrada y motivada a todo Wuayjo.

Un saludo a todos, y a disfrutar el tiempo por que vuela, bajito, sin darnos cuenta.

 

 

 

Contacto con el camino que pisas, pies en tierras bolivianas.

24 octubre, 2016

Primer contacto con una realidad especialmente enriquecedora :)

Llegó el día 27 de septiembre  y  sumergida en un mar de nervios los primeros pasos, olores y paisajes en Cochabamba eran una realidad. Mi nombre es Lara y gracias a la beca Jóvenes Solidarios puedo estar  participando con la entidad Anawin en Bolivia, Cochabamba.

A volar

 

 

 

 

 

 

Un equipo dotado de grandes profesionales que dan cobertura a las necesidades de las comunidades  indígenas. Abordando el área de potabilización de agua, soberanía alimentaria, empoderando a la comunidad desde un enfoque biopsicosocial. La verdad que no sabía exactamente qué podía esperarme por aquí pero no creo que nunca hubiese imaginado esto. Porque la realidad supera cualquier expectativa. Las 3 primeras semanas las he compartido con Luzma geógrafa y trabajadora de la Junta de Castilla y León, compañera de aprendizajes en nuestros primeros pasos por Cochabamba y las comunidades. Además contamos con la presencia de nuestros 3 mosqueteros Asier, Daniel y Adrián.

 

 

 

 

 

En estas primeras semanas he podido ser partícipe de diferentes reuniones del comité de agua, donde los miembros de las comunidades se organizan de una manera envidiable. Esforzándose cada día para mejorar su situación siempre con el apoyo de Anawin para crear ese vinculo de compromiso con su propia realidad y generar una conciencia de cambio. Asistir a las grabaciones de cortometrajes de nuestro comunicador social, rey de la cámara, acción y cooperación. Aumentado mis conocimientos de ingeniería civil gracias a Dani y Asier y cómo no conociendo Bolivia a través de Rolo y  Miriam. Horas de viajes para llegar a nuestros destinos que nos acercan a grandes reflexiones y a la pachamama.

 

Mi función como educadora social ha sido diseñar un plan de trabajo para los meses de octubre y noviembre para dar apoyo psicopedagógico y realizar una intervención comunitaria en el internado de Punacachi, donde 30 escolares de diversas edades conviven de lunes a viernes.

 

 

 

 

No hay nada como sumergirse en su vida cotidiana para poder entender y apreciar muchos valores e intereses que no corresponden con nuestra realidad más cercana. Poder compartir espacio de trabajo con un equipo multidisciplinar es genial y trabajar en contextos donde los recursos no abundan potencia la creatividad y el aprovechamiento de cada oportunidad.

El gran abanico de actuación que ofrece Anawin  te ofrece oportunidades continuas de formación, aprendizaje y sentir la esencia del país. Los días pasan y eso significa que el futuro pensado se convierte en un presente continuo. Ahora solo queda seguir aprendiendo, disfrutando de mis grandes compañeros y amigos, exprimir cada vivencia y sonreír ante las oportunidades que se nos ofrecen cada día.

¡A mitad de la aventura boliviana!

¡Hola a todos! ¿Qué tal todo por España?

Nosotros a lo tonto hemos llegado ya casi a la mitad de nuestra estancia en Bolivia, y se nos está pasando demasiado rápido!

Ya tenemos las mochilas preparadas para salir dentro de unas horas hacia Punacachi, donde Lara (la educadora social) está metida en el internado, y nosotros vamos para hacer algún taller con los chavales y acompañar a Miriam en las visitas a las familias, control de como va avanzando la contra parte que le toca hacer a la comunidad para la implementación del agua en su comunidad. Yo, por mi parte, voy a grabar con los chicos del internado un vídeo de sensibilización sobre el medio ambiente, y el jueves iremos a Waikjo, otra comunidad a unos 45 minutos, donde estamos grabando otro vídeo de sensibilización en el tema del agua. Este último está basado en un famoso cuento infantil de la zona, y lo vamos a grabar en Quechua!

La semana pasada estuvimos en el El Espino, a unas 15 horas de Cochabamba (En tanto tiempo de viaje te da tiempo a reflexionar sobre muchas cosas), es una zona muy calurosa y con poco agua, allí estuvimos grabando otro vídeo en el colegio y a raíz de eso, los voluntarios propusimos irnos allí una semana para intentar arreglarlo un poco, pintar, cambiar cristales, poner marcos en las ventanas, elaborar material didáctico, rehabilitar algunas zonas que están muy mal. Lo comentamos con Rolo, el jefazo de Anawin ^^ , y nos dijo que le parecía una buena idea, así que ahora intentaremos conseguir algunos fondos para ponernos a ello!

Por lo demás todo muy bien, cada día conociendo más sobre la cultura, sobre esta gente que es increíble, y cada día un poco más bolivarianos… digo bolivianos!

Un saludo desde el nuevo continente!

P.D: Está vez, en lugar de dejaros una foto os vamos a poner el enlace a un vídeo que grabamos antes de que se marchase nuestra querida compañera y amiga Luzma!

Pincha aquí para ver el vídeo –> No solo es agua