Punacachi un lugar muy especial, donde los chanchitos te despiertan y y las ovejas te acuestan. – Blog Amycos

Blog Amycos

Voluntariado Internacional y Servicio de Voluntariado Europeo

Punacachi un lugar muy especial, donde los chanchitos te despiertan y y las ovejas te acuestan.

25 noviembre, 2016

 

Buen día, en la entrada de hoy me gustaría comentaros cómo es un día en el internado de Punacachi. Donde los estudiantes a las 6 de la mañana ya están de pie para limpiar y organizar las zonas comunes. Se dividen las tareas por días, ellos se encargan de limpiar los baños, zonas comunes, fregar los platos de todas las comidas. Y recogen la basura que haya en los alrededores, para luego quemarla. Una vez que eso está hecho pasan a asearse, ponerse relindos.

Estos días no hemos tenido agua, por lo que nos ha tocado subir a un tanque que tienen como reserva, pero el agua era escasa por no decir inexistente. Un pequeño chorrito de agua nos ha ido abasteciendo. Es increíble ver el aprovechamiento y ahorro que hacen del agua los estudiantes. Actualmente se nota la crisis del agua que está viviendo Bolivia tanto en la zona rural como en los barrios de las ciudades.

 

A las 8 todos a desayunar un rico panecito con queso que ellos mismos hacen, algunas veces hay refresco con pan, otras veces solo cacao. Y a las 8 y media los de secundaria entran al colegio y los de primaria a las 9. El internado se queda silencioso y es cuando las trabajadoras aprovechan para preparar las actividades del día, poner al día sus informes. También hay tiempo para desconectar y echarse unas risas o comentar alguna jugada de alguno de los chic@s. Llegan las 12 y cuarto y todos acuden veloces al almuerzo para posteriormente incorporarse a la escuela hasta las 4.

Es en ese momento cuando tienen media horita para descansar y tener su espacio personal, de 5 a 7 se realiza la tarea y si hay establecido algún taller se lleva acabo. Sobre las 7 todos a cenar, y después de la cenita algunos días se proyectan alguna peli como esta semana que vimos  Las locuras de Robinson Crusoe, y así trabajamos sobre la importancia del trabajo en equipo. Y como no el futsal o basket nunca falta en el internado. Se organizan pequeños partidos antes o después de las tareas. Donde todos sacamos nuestro alma deportiva :)

 

 

 

 

 

A las 10 las luces se van apagando, se cierra el comedor y ponemos modo noche y todos a descansar para recibir un nuevo día. Es un regalo poder disfrutar de los estudiantes, de las trabajadoras y del precioso entorno de Punacachi. Me hubiese encantado estar desde comienzo del curso, porque ya queda menos para que les den las vacaciones y esta experiencia en el internado termine.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque cuando un internado cierra sus puertas, una escuela abre sus ventanas, ya que en 3 días nos embarcamos en un proyecto impulsado por Dani, Asier, Adrián y yo en la comunidad guaraní del Espino.

Aquí pintamos tod@s, os dejo el link del video, os iremos contando como vamos avanzando. Estaremos allí de lunes  a domingo, las compras se van ultimando y las ganas cada vez son más grandes de estar allí y poder empezar ya. Estamos muy contentos de la acogida que ha tenido la iniciativa e ilusionados de que las ideas se materialicen y puedan cubrir necesidades latentes. AQUI PINTAMOS TOD@S

Un gran abrazo, Lara