Blog Amycos

Voluntariado Internacional y Servicio de Voluntariado Europeo

Voluntariado 2014

QUE RAPIDO PASA EL TIEMPO

29 julio, 2015

El tiempo pasa volando ya llevo más de un mes aquí y parece que llegué ayer, estoy viviendo una experiencia única, con los niños en el colegio es una pasada ya tienen muchísima confianza conmigo, en dos meses soy consciente que no puedo hacer muchas cosas pero si veo avances con ellos, la educación aquí no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados, las clases son muy blandas, y hay niños que trabajan y otros que no, falta mucha motivación, yo me estoy centrando en los que no y veo que van avanzando, los primeros días observaba y hay varios niños que no hacían casi nada, prestándoles un poco de atención ahora van haciendo los ejercicios que se les pone en clase.

Esta última semana he estado triste porque se ha acabado la comida y los niños no comían, hasta agosto el gobierno no les envía más, para la próxima semana he comprado comida para ellos pero no deja de ser una colaboración puntual y esto volverá a pasar, es difícil pensar en ello, y sobre todo no saber com

o hacer, solucionar la comida de una semana es algo puntual pero ¿por qué se han quedado sin comida? Se supone que les envían las raciones para el mes, y 2 semanas antes, no lo se y eso me tiene bastante inquieta.

Os dejo alguna fotos de los niños, les encanta que les haga fotos y se las enseñe eso sí luego cuando posan se ponen super serios.

Por otra parte el conocer a los Nicas está siendo una pasada, su hospitalidad, como abren las puertas de sus casas, me siento muy cómoda, son personas super cercanas, eso sí estoy bebiendo más café que nunca.

Con mucha pena veo que el tiempo se me acaba, seguiré disfrutando las 2 semanas y poco que me quedan

Saludos desde Nicaragua

Una semana en Nicaragua

1 julio, 2015

Ya hace una semana que llegué a Nicaragua y las sensaciones no pueden ser más positivas, sólo una semana y me encuentro tan agusto que podría decirse que llevo más tiempo. Poco a poco voy adaptándome, de momento he tenido suerte y los mosquitos no se acercan a mi, algún día he estado más floja por el calor pero no deja de ser la adaptación. La acogida que me han dado no puede ser mejor, así se puedeir a cualquier sitio, el equipo de trabajo ¡qué fácil lo ponen todo!

En una semana he pasado calor, ha llovido y hasta he notado fresquito, eso sí en tirantes sin necesidad de abrigarse. Los paisajes que he podido ver me parecen increíbles, aun no he hecho fotos pero las haré y subiré alguna.

Tuve un primer contacto con los niños y su reacción sorprendió, muchísima timidez, cuando entré yo en clase estaban recitando las tablas de multiplicar y les daba mucha vergüenza (o pena como dicen ellos), me miraban, me sonreían pero no se atrevían a hablar conmigo. Hablando con 2 niñas conseguí sacarlas que no habían tenido más profesoras españolas, me imagino que se les hace raro, pero poco a poco espero que vayan cogiéndome confianza. Otros niños que no estaban en la clase se asomaban para verme. Pero eso fue el primer día, el segundo día que estaba con ellos ya me llamaban “Profe Elvira” queriendo que les corrigiera lo que estaban haciendo, me leían, ya no sólo me sonríen sino que ya me ven como su profe, ¡qué contenta estoy con ellos!, los niños son niños siempre y creo que va a ser una gran experiencia poder trabajar con ellos y recibir su cariño.

A parte de la escuela estoy conociendo un poco de los proyecto de Amycos en Nicaragua, viendo cómo en San Pablo se han organizado para levantar sus casas, he estado viéndoles trabajar, poner la primera piedra en una de las casas, ¡qué ilusión tienen!

Seguiré contándoos mi experiencia en Nicaragua, no se me da bien escribir por lo que no seré capaz de transmitir lo que aquí voy a vivir, pero haré lo que pueda.

Hasta pronto!!

Y continúa la aventura por estas tierras verdes…

11 diciembre, 2014

Por aquí todo sigue su curso, no tan “al suave” como dicen aquí, ya que intento hacer muchas cosas en poco tiempo y así aprender todo lo que pueda. Estas semanas en la oficina de la Comunidad Indígena han sido más intensas. Empezaron a venir los beneficiarios del proyecto que va a realizar Amycos en San Pablo-La Bailadora 2, que empezará en enero, y hemos tenido que hacer las escrituras de todos ellos, ya que uno de los requisitos imprescindibles del proyecto es que tengan todos sus papeles en regla y se tenga la certeza de que el terreno donde se construye la vivienda sea de la gente beneficiaria del proyecto. A parte de hacer las escrituras ayudo con temas de papeles y Registro de la Propiedad.

El siguiente proyecto de viviendas que quiere lanzar Amycos va a ser en las comunidades de La Lima y Los Limones, que está muy cerca del Carmen, La Corona y Jesús Oliva (en las que ya realizaron proyectos) y por ello fuimos para allá un par de días, a realizar la primera parte del proyecto, que consiste en recorrer casa por casa realizando una serie de preguntas con las que más tarde se elabora un censo en el que se recoge toda la información necesaria para preparar el proyecto y conseguir que se apruebe. Entre las preguntas que realizamos estaban las de saber de quién es el terreno donde tienen construida su actual casa y si tienen escritura que verifique esa información, cuanta gente vive en la casa y si están decididos a comprometerse con el proyecto ya que los miembros de las familias son ayudantes de construcción durante el tiempo que dure éste.

A parte de ir a las comunidades para realizar el censo también he ido, junto con las otras chicas, a hacer alguna capacitación a El Carmen y La Bailadora.

Y por lo demás, en pequeño pueblo, este San Ramón, cada día estamos más cerca de la gente y vamos conociendo su forma de vida y sus costumbres. También seguimos viajando y conociendo más lugares, algunos parajes no muy conocidos y comunidades en las que las Cooperativas te enseñan lo que hacen para mejorar un poco su forma de vida.

Ya estoy en las últimas semanas de mi viaje, y con ello intentando hacer todas las cosas que el tiempo me permite, por lo que intentaré recoger la mayor información posible y así dentro de unas semanas cuento un poco más.

Un saludo desde esta tierra maravillosa.

Guadalupe Ruiz

Recta final

21 noviembre, 2014

A 3 semanas de marcharme ya casi se me saltan las lagrimas solo de pensarlo. Como mucha gente me avisó, cuando estas “a gustito” y adaptada te tienes que volver.

Estas ultimas semanas han trascurrido entre el proyecto de El Carmen, centrados sobre  todo en los huertos familiares y las capacitaciones, y la semana que pase colaborando con la Red de mujeres del Norte.

No deja de sorprenderme la gente, la humildad, las sonrisas que te brindan, te abren la puerta de su casa y te ofrecen lo poco que tienen.

Aunque suene a topicazo tengo que decirlo, aquí aprendes que no necesitas casi nada de lo que tienes para vivir, que todo se simplifica, y que desde luego la felicidad no es tener si no ser.

Espero que estas semanillas que me quedan sean igual o mas intensas que lo que ya viví, y que me duela mucho volver, porque significara que esto ha sido maravilloso.

Un saludo desde tierras tropicales y revolucionarias

 

 

 

 

 

 

 

 

Sara Arranz

Alerta virus chikungunya

18 noviembre, 2014

La Salud Pública y Medicina Preventiva es la piedra angular de cualquier sistema sanitario pese a ser esto,  probablemente, de lo que menos se percata el paciente.   Esta verdad innegable adquiere más importancia (si cabe) en países con recursos sanitarios limitados. Es de crucial importancia el manejo de las enfermedades contagiosas y el control de los focos de infección. No hace falta poner ejemplo ajenos . España acaba de ser la vergonzosa demostración de lo que pasa cuando no se toma en serio una enfermedad contagiosa grave. Si esto supone un problema en países con mayor nivel económico, imaginémonos lo que podría significar en uno de los países más empobrecidos de Latinoamérica.

Afortunadamente, Nicaragua y su Ministerio de Sanidad conocen su situación y saben que tienen que controlar las epidemias ANTES de que aparezcan. Hoy, el país se ha declarado en alerta ante el reporte de casos de infectados por el virus del Chikungunya. Van ya225 anivel nacional, cifra suficiente como para ponernos las pilas. La dirección del centro nos ha reunido a todos para concienciarnos del problema y empezar a actuar. Esta misma mañana, se ha explicado a los pacientes que estaban esperando consulta cómo podemos detectar  la enfermedad y cómo ayudarnos para que no vaya a más. El virus Chinkungunya se transmite por un mosquito, pero su reservorio somos los humanos. Esto significa que un insecto sin virus que pique a una persona infectada, se convierte en portador y puede infectar posteriormente a alguien sano.

Ante escasez de medios suele desarrollarse el ingenio. Se intenta que la población, independientemente de su nivel económico y académico, sepa que ante casos de calentura (el síntoma más frecuente es fiebre) tienen que acudir a su centro de salud. Si lo ven en un vecino, les animamos a que les transmitan lo que saben y los manden al centro de salud. De esta manera, ellos mismos se convierten en pequeños agentes de salud que ayudan al sistema a autoprotegerse. Me pregunto por qué no hacemos este tipo de intervenciones en España. Podrían encargarse los alumnos de prácticas. De esta forma, promocionaríamos salud de una forma directa y quizá seríamos menos impacientes con la espera. Y aquí quiero dejar caer una pequeña comparación para la reflexión. Hoy  ha sido el día del mes en el que se hacen ultrasonidos y hay mujeres que han esperado 8 h de media para hacerse una ecografía. Por supuesto nadie ha puesto una reclamación. ¿Cuánto tiempo tarda, de media, un español en perder la paciencia esperando a su cita?

Seguiremos contando qué ocurre con la epidemia y cómo se controla. Lo que nos ha quedado claro es que Nicaragua se toma la epidemiología en serio y gracias a ello sus niveles de salud están muy por encima de lo que se podría intuir a la ligera conociendo el presupuesto del que disponen. Seguimos aprendiendo.

Silvia Moreno    

 

               

 

Vivir limpios, vivir sano, vivir bonito, vivir bien

12 noviembre, 2014

Hace ya un mes que llegamos por aquí y era necesario que pasara un tiempo antes de poder escribir bien, un poco más de cerca, un poco más desde dentro, cómo me he sentido por aquí. Saber mejor el funcionamiento del centro de salud y adaptarnos a este nuevo país.

El primer día que llegamos al centro de salud Lucrecia Lindo todo fue impacto, todo era nuevo, distinto a lo visto en España, y en mi cabeza aparecía una frase constantemente: ¿Y si no sabemos hacerlo bien, y si nos viene grande todo esto?. Pero a pesar del desorden que puede parecer desde fuera, cuando comenzamos a trabajar con ellos, a seguir sus recomendaciones, a rotar por todos los servicios que ofrece el centro de salud, y a hablar y hablar con el personal sanitario quedamos gratamente sorprendidas.

Todo estaba muy estructurado, protocolizado y sin duda todos ellos trabajan sin cesar por y para el paciente. A pesar de los escasos recursos con los que cuentan intentan que la sanidad llegue a todo el mundo, que sea pública y gratuita para todos, cosa que muchos de los países que consideramos “desarrollados” no tienen.

Una de las frases que nos dijo el primer día el jefe del servicio de enfermería fue: “personal de salud que no habla, personal de salud que no funciona”, es por ello que nos hemos centrado bastante en dar capacitaciones en el centro de salud mientras los pacientes esperan ser atendidos, sobre temas sanitarios de importancia para el para el país como Dengue, Chikungunya, Vih, Tubeculosis o la importancia de las citologías (Papanicolau).

En las comunidades con las que trabaja Amycos también estamos haciendo capacitaciones sobre la salud sexual y reproductiva ya que uno de los grandes retos y lucha del país es terminar con los embarazos en adolescentes y el consiguiente abandono de la escuela.

Escuchar las dudas y las inquietudes de las mujeres de la comunidad sin duda ha sido una de las cosas que más me ha impresionado. Y siempre de fondo en todas las capacitaciones con ellas, aparecía ese espíritu luchador de la mujer nica que tiene que afrontar situaciones grandes de desigualdad, de tomar las riendas porque tiene un montón de niños (chigüines o pipitos como llaman por acá) a los que cuidar y sacar adelante.

También hemos podido saber un poco el punto de vista de los chavalos haciendo charlas con ellos en la escuela de la comunidad, y entender así algo mejor el por qué de la situación actual.

Los fines de semana viajamos a distintas ciudades para intentar descubrir todos los encantos del país y poder disfrutar y exprimir más todas las caras que presenta. Así hemos conocido la maravillosa isla de Juan venado, con sus playas desérticas y el proyecto de protección a las tortugas que llevan un grupo de nicas, donde nos quedaríamos cortos intentando describir la dedicación y humildad de cada uno de los integrantes.

La sobrecogedora León con su museo de la revolución, guiado por un antiguo guerrillero, con testimonios que atrapan y dan mucho que pensar. Ver y entender un poco mejor la lucha que corre por las venas latinas, y estar frente a una realidad que no deja indiferente a nadie.

Es así como poco a poco, sin darte apenas cuenta el país te va envolviendo, te va haciendo despertar como dicen algunos. Y de pronto un día comienza a cobrar todo más sentido en tu cabeza, empiezas a comprenderlo un poquito más, a sentirlo todo un paso más y no sólo ves la inmensidad del paisaje, el verde tan brillante y salvaje que enamora a cualquiera el primer día que llega.  Es por ello que si te fijas bien, si la miras bien, sólo puedes pensar…¡¡que bonita que sos vos, Nicaragua!!

Irene Ramos

           

Ya un mes aquí…

6 noviembre, 2014

Atravesé el gran charco y llegué a parar a esta selva escondida de la que apenas sabía nada hace ya unas cuatro semanas. Veníamos siete personas, tres médicos, tres ingenieros y yo, aquí nos esperaba otra chica más que llevaba aquí ya un mes. Al llegar, Managua nos recibió con una de esas grandes lluvias propias de los días de invierno, como todas las demás que nos han acompañado durante la mayor parte de estos días. Nos montamos en la camioneta y llegamos a San Ramón en unas tres horas. Al día siguiente fuimos a Matagalpa para hablar con el Presidente de la Junta de Oficinas de la Comunidad Indígena, ya que ahí es donde realizo parte de mi proyecto. Son una pequeña familia de la que pronto empecé a formar parte ya que desde el primer momento me acogieron como una más. Allí yo les ayudo a poner un poco de orden, a realizar escrituras y a llevarlas al Registro de la Propiedad, a la vez que ellos resuelven todas mis dudas, me enseñan tanto las leyes de los indígenas como las del Estado y las dificultades que tiene la gente. La otra parte del proyecto la realizo con las Comunidades, haciendo capacitaciones y revisando los papeles de las escrituras y los terrenos de los vecinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

También hemos hecho un poco de turismo, hemos conocido alguna otra ciudad de Nicaragua, como León, Granada, Masaya y algo de Managua, así como algún paraje no muy conocido por aquí y poco golpeado por la mano del hombre.

Y así, los días suceden sin ser muy consciente de cómo pasa el tiempo de rápido pero cómo aquí la vida te hace exprimir cada momento del día…

Y con esto, un poco de mi poca experiencia aquí y esperando empaparme más y más de la gente, de los paisajes, de la historia y de vivir “al suave”, me despido hasta la próxima vez.

Muchos saludos.

Guadalupe Ruiz

Primeros pasos en Nicaragua

30 octubre, 2014

Buenos días desde San Ramón.

Tras  tres intensas semanas, ya nos vamos acostumbrando a la vida Nica. El gallo pinto, las repentinas lluvias y las picaduras de mosquitos ya forman parte de nuestra rutina.

A pesar de que las costumbres son muy diferentes la acogida que nos ha dado la gente nos hacen sentir como en casa. Además hemos coincidido aquí con otros voluntarios con los que pasamos muy buenos ratos y cmpartims esta experiencia.

Aunque aquí se vive al suave, a nosotros se nos está pasando volando. Entre semana pasamos los días en la alcaldía y tomando medidas en el campo (cuando el tiempo nos lo permite). Ya casi hemos acabado con la topografía del primer puente, pero nos queda mucho por delante para completar los otros 3.

No éramos conscientes de la verdadera necesidad de este proyecto hasta que visitamos las comunidades en las que vamos a trabajar. Allí vimos como durante la época  de lluvias quedan incomunicados por no tener como cruzar el río, o como deben arriesgarse a cruzar  a pie con el riesgo de ser arrastrados por la corriente. Además el nivel del río sube incluso metros en cuestión de minutos anegando caminos, casas y poniendo en riego a sus habitantes.

Los fines de semana nos damos un respiro y aprovechamos para conocer otros lugares de Nicaragua. Hasta ahora hemos podido disfrutar de la colonial Granada, de Masaya y su fiesta de los “Agüizotes” y de la bonita cascada del salto de Santa Emilia.

Aquí os dejamos algunas fotos, y pronto seguiremos contando nuestra experiencia por estas tierras.

Un saludo

Iker, Carlos y Cristina.

¡Que rápido pasa el tiempo!

28 octubre, 2014

Desde hace una semana ha crecido la familia de cheles en San Ramón, llegaron 3 ingenieros, 3 médicas y una abogada, y parece que trajeron algún mal porque todos hemos pasado por el baño…

El censo social que estoy haciendo en la comunidad está casi terminado, y ahora vamos a comenzar con una campaña para evitar el absentismo escolar, pero es complicado ya que en esta época comienzan los cortes del café y los niños suelen ir con sus familias.

Me siento cada día más cómoda en Nicaragua, adaptada al clima y al ritmo de vida, sin estrés ni prisa, disfrutando de las conversaciones (y a veces también del guaro), y celebrando el día de la resistencia indígena en lugar del día de la hispanidad… ¡Como cambia la historia según el punto de vista!

Esto es el resumen de mi primer mes por estas tierras verdes, rebeldes, humildes y acogedoras. Yo tan urbanita estoy aprendiendo muchísimo del campo, de la tierra, de lo que nos alimenta y de alimentar el espíritu.

Un saludo, Sara.

Sara Arranz

Descubriendo el Chaco

20 octubre, 2014

 La intensidad de todo lo que estoy viviendo en estos meses no me deja tiempo apenas para sentarme a escribir y contar las impresiones y sentimientos.

Han sido semanas de lugares nuevos, conocer buenos amig@s, disfrutar de los rincones de Cochabamba y seguir descubriendo la diversidad de culturas y tradiciones que conviven aquí.
He podido conocer también varios proyectos de agua y soberanía alimentaria en distintas comunidades indígenas de la zona andina. Me ha gustado poder comprobar cómo años después de terminar los proyectos, los sistemas de agua siguen en funcionamiento y la gente se ha apropiado de la gestión y el mantenimiento, que al final es el objetivo de todo el trabajo. Seguir disfrutando de algo tan esencial como el agua, y que a veces es tan complicado conseguir….

En estos días he tenido una experiencia que me ha impactado de manera especial, el viaje a las comunidades guaraníes de la zona del Chaco. El Chaco es una región baja del este de Bolivia (que también comprende Paraguay y Argentina), donde siguen viviendo pequeñas comunidades indígenas en unas condiciones muy duras. El clima es tan caluroso y las sequías tan fuertes, que el agua no llega. La población se abastece de pequeños atajados de donde también beben los animales, por lo que están muy contaminados y se producen muchas enfermedades infecciosas. Viven en casas de madera y barro, y se refugian del sol bajo pequeños toldos improvisados, aún así, la vida se ralentiza por el fuerte calor…
He podido estar allí unos días con el equipo de Anawin visitando algunas comunidades donde la situación es muy crítica y que solicitaron apoyo para encontrar agua… Se realizó un pequeño diagnóstico de las zonas, con la ayuda de un geólogo, para analizar los puntos donde se puede localizar agua subterránea y así construir un pozo de donde extraerla en buenas condiciones. Ha sido muy productivo porque se han encontrado varias alternativas, por lo que ahora toca hacer las propuestas de proyectos, para que puedan disponer de agua cuanto antes.
Es admirable la capacidad que tienen para sobrevivir en ese contexto. Porque a pesar de todo, los guaraníes son cercanos y se muestran dispuestos a trabajar y mejorar. Por eso se hace muy especial llegar a alguna de las comunidades donde tienen agua, puedes ver el impacto tan grande que tiene en la gente, en su salud, en su vida…

El tiempo pasa rápido, y ya me queda poquito tiempo aquí en Bolivia. Me esperan días de cerrar proyectos, fijar ideas y reflexiones, disfrutar últimas experiencias… Así que mientras tanto seguiré aprendiendo todo lo que pueda!

Saludos desde Cochabamba!
Uxía