Blog Amycos

Voluntariado Internacional y Servicio de Voluntariado Europeo

Que vienen las lluvias…

15 noviembre, 2018

Buenos tardes chicos, he tardado en escribir esta semana pues he estado enferma con amebiosis, es lo que tiene el agua de aquí que si no tienes mucho cuidado te sorprende de esta manera.

La semana pasada volví a subir a Tablamayu y como ya os he adelantado las lluvias nos acompañaron todos los día y creo que van a tardar en irse. Al estar una semana fuera me encontré que ya habían vaciado el tanque y solo quedaba hacer el vaciado del suelo del tanque que es a lo que nos dedicamos. Como con la lluvia no se puede trabajar porque a parte de molesta estropea el hormigón tuvimos que improvisar unas carpas para poder avanzar. Una vez vaciado nos dedicamos a desencofrar el tanque, pulirlo, realizar el acabado y empezar a encofrar la tapa del tanque.

     

El viernes nos acercamos a Colpachico ( una comunidad de Morochata en la que se acabo el sistema de agua en abril) a la que fuimos para ir a medir toda la instalación con el encargado de la alcaldía, allí tuvimos suerte pues el tiempo nos acompañó en todo momento y la verdad que un poco de sol se agradece.

El fin de semana lo pasamos en Cochabamba y aprovechamos a conocer algún rincón sorprendente que fue Pairumani. Allí pudimos disfrutar de la naturaleza, caminar entre árboles, ríos y cascadas, incluso pudimos hasta bañarnos.

Esta semana ha sido mas floja pues como os comentaba antes he estado mala y no he podido viajar. Sin embargo, hoy al estar mejor de energía me he acercado hasta Korihuma para echar una mano a las chicas y para conocer la unidad educativa de la cual tan bien he oído hablar. Hemos dirigido unas actividades sobre las habilidades sociales aunque estaban un poco alterados porque se acerca el fin de curso y están liados entre exámenes y actuaciones para la fiesta de mañana; eso sí, se les ve contentísimos en el colegio y es lo que vale la pena.

Sin más dilación me despido y ya os contaré si mejoro y puedo ir a Toro Toro este fin de semana 🙂

Noviembre!

9 noviembre, 2018

Hemos desaparecido un poco estos últimos días yéndonos a recorrer Bolivia y a disfrutar de sus paisajes. Comenzamos conociendo Sucre (la capital de Bolivia) que nos dejó entusiasmadas con toda la historia que tiene la ciudad. Gracias a Oscar, (trabajador de Anawin) pudimos conocer el parque de los dinosaurios, el castillo de la Glorieta, el cementerio central que nos impresionó mucho y la casa de la Libertad en la que aprendimos más sobre la historia de Bolivia.

El segundo día lo dedicamos a conocer Potosí, una ciudad/pueblito que nos dejo sin oxígeno por su altitud y por su encanto. Dimos comienzo al viaje visitando la casa de la moneda, donde nos explicaron como se fabricaban y la importancia que había tenido esta ciudad para todo latino américa. Dedicamos la tarde a introducirnos en una mina y conocer el trabajo que desempeñan niños de menos de 17 años todos los días jugándose la vida.

Llegamos a nuestro destino final!! UYUNI!! Un enorme desierto blanco que nos terminó de conquistar a todas. Era como el mar, sin fin en el horizonte, con pequeñas olas creando figuras exagonales y con islotes de sal. Durante el día el sol pega tannn fuerte que unas buenas gafas de sol son imprescindibles. Las noches en el salar son heladoras, pero no hay nada como darse cuenta del manto de estrellas que tienes encima para dormir caliente. Un lugar mágico al que recomendamos ir a cualquier persona que tenga la suerte de conocer Bolivia.

Volver a la vida real después de nuestro viaje de fantasía ha sido algo duro, aunque hemos empezado el mes con tranquilidad, haciendo un planing de actividades a llevar a cabo y comenzando con alguna que otra dinámica en el colegio. Esta semana que entra ya empezamos con las pilas cargadas 100% y con ganas de trabajar otra vez con los niños y profesores de la escuela.

Aquí os dejamos algunas fotos de nuestro precioso viaje.

 

48 dias!!

5 noviembre, 2018

Si, así es, ya llevamos en tierras bolivianas 48 días.

Eso significa que hemos pasado el ecuador de nuestra estancia en Bolivia y ni nos hemos enterado.

Supongo que eso es positivo, y que significa que estamos bien y agusto, en caso contrario se nos estaría haciendo eterno.

En este tiempo he seguido realizando la Línea Base del proyecto de Waiju junto con mi compañero Rudy, esta vez fuera de la oficina y en terreno de campo,  ¡lo que más me entusiasma de todo!, tener contacto con las personas, escuchar sus testimonios, crear lazos e intentar comprender sus vidas, comer con ellos-as, jugar con los niños-as, caminar por sus caminos…

  

Recogemos datos de prácticamente todos los domicilios del municipio y eso que no es nada fácil encontrarlos en casa, siempre están trabajando sus tierras o viajando a la ciudad para vender sus productos.

Me acompaña una joven del pueblo llamada Dalia, ella ha estudiado contabilidad en Santa Cruz aunque no ha finalizado porque su papa se puso malo y ha tenido que regresar, pero  continuará en Enero. Si no es por ella, no hubiera podido realizar el trabajo que hemos hecho, ahora queda extraer datos y sacar conclusiones.

  

La mala noticia de comer y beber con ellos, es que como era de esperar, me exponía a coger alguna enfermedad gastrointestinal, ¡mucho estaba tardando!. La semana pasada ocurrió, unas pequeñas Amebitas invadían mi intestino libremente y me han tocado un poco las narices la verdad, pero después del tratamiento ya estoy mejor y una cosa tengo clara, prefiero enfermar de nuevo que estar todo el tiempo midiendo lo que puedo y lo que no puedo comer por miedo a que ocurra lo que no siempre tiene porque ocurrir, jajaja.

Medio repuesta, he podido alcanzar a mis compañeras y disfrutar del Salar de Uyuni con ellas, una experiencia totalmente recomendable para los que os animéis a venir a tierras bolivianas.

Esta semana ya somos uno más, Manolo ya está aquí, viene con una beca de la Junta de Castilla y León para aportar su granito de arena durante un mes.

¡¡¡¡ BIENVENIDO !!!!.

Imainalla kashanki…?

Buenos días familia, estoy otra vez por esta página para seguir contandoos mi experiencia. Esta entrada será sobre las últimas dos semanas pues al no tener wifi antes no he podido pasarme por aquí.

La semana pasada volví de nuevo a Tablamayu en dónde estuvimos trabajando en el armado del tanque de agua. Las condiciones climatologicas no fueron las idóneas, pues el frío y la lluvia hacen del trabajar con hierro una tarea bastante difícil. Cuando se terminó todo el armado y el encofrado, se pidió ayuda a los comunarios para que subiesen a ayudar en la colocación del encofrado; Pues al haber llovido la madera pesaba más de lo normal y ademas había que colocar el encofrado de las caras internas es muy laborioso pues hay que pasarlo por encima de las armaduras. Además, íbamos a contrarreloj pues las maderas con el agua se estropean y se agrietan y había que dejarlo todo preparado para vaciarar la semana siguiente, antes de que empiece la época de lluvias.

     

      

      

Esta semana tocaba el vaciado el cual se ha hecho perfecto y sin complicaciones o eso es lo que he visto por fotos pues yo me tomé la semana libre para poder viajar aprovechando que era puente por el dia de Todos Santos y que era mi cumpleaños. Nos fuimos a recorrer el sur de Bolivia, visitamos  Sucre y Potosí en compañía de nuestro compañero de Anawin Oscar que nos hizo de guía de fin de semana. Cuando Oscar nos tuvo que abandonar nos bajamos más al sur para ver el Salar de Uyuni y el altiplano, en dónde están las lagunas, volcanes, geisers… Ha sido una semana estupenda en la que hemos podido conocer los lugares mas hermosos de Bolivia, su fauna y flora y toda su riqueza.

      

            

Nos vinimos justo para el fin de semana pues queríamos ver como celebran aquí el Todos Santos que es una festividad llena de muchos significados espirituales. Nuestra compañera de Anawin Doña Miriam nos llevo a Tiataco, el pueblo del cual procede para conocer el Mast’aku y la Wallun’a.

-El tradicional Mast’aku es una mesa con alimentos y símbolos que hacen recuerdo al difunto, en general lo hacen la mayoría de los hogares.

-La Wallunk’a es un columpio de hasta 10 m en el que se suben las mujeres impulsadas por los hombres para coger con los pies cestas decoradas. Su significado es mayor pues es un incentivo al cortejo, a la atracción, al deseo y está vinculado a los jóvenes;  como un tributo a la vida que empieza con las relaciones amorosas entre parejas. Se revive la necesidad que tiene la gente de reproducirse en función de su organización y su necesidad de supervivencia. Por eso la wallunk’a es un rito a la sexualidad, a la juventud, a la alegría a la fiesta, al colorido y a todo lo que supone a ese impulso natural que es la supervivencia.

Ahora ya se ha acabado la fiesta y las celebraciones y toca volver a ponerse las pilas para trabajar, así que ya os seguiré contando. Un saludo desde la calurosa y ajetreada ciudad de Cochabamba.

26 octubre, 2018

Espero que el viernes pasado no nos echarais de menos por aquí, pero tenemos una buena excusa… Y os la vamos a contar. Comenzaremos por nuestros queridos talleres, en los cuales cada vez estamos más a gusto y vemos mayores resultados. Yo continué con la alimentación equilibrada pero esta vez con los cursos de secundaria; cocinamos diferentes recetas, entre ellas gachas con fruta, guiso de verduras o queque de plátano, y a la vez trabajamos el tema de los grupos de alimentos dibujándolos en murales los cuales posteriormente servirían para los talleres de cocina de María con las madres de familia. Por las tardes estuve trabajando teatro tanto con los mayores como los más pequeños mediante dinámicas para aumentar la seguridad en sí mismos/as, la comunicación no verbal y la confianza en el grupo. Me sorprendieron gratamente con sus dotes interpretativos… En general lo que más me gusta en todos los ámbitos es lo desarrollado que tienen las capacidades artísticas y creo que es algo que hay que seguir incentivando.

Esta semana por las mañanas he trabajado el tema de la educación sexual y los hábitos de higiene desde infantil hasta primaria. Ha sido un reto porque con los más pequeños/as me ha resultado complicado, pero a rasgos generales hemos tratado la identificación de los órganos sexuales, la higiene de los mismos y la igualdad de género. Por las tardes he estado en el centro de recursos para trabajar la música pasando por el nivel más teórico como el pentagrama, las notas musicales y las familias de instrumentos hasta lo más práctico tocándolos y haciendo concursos musicales.

 

Mi compañera María comenzó trabajando talleres de medio ambiente, pues, aunque es bien sabido la importancia de la Pachamama en este país, es cierto que con el aumento de los plásticos y residuos a nivel mundial no tienen la consciencia de reciclaje; antes estaban acostumbrados a botar todo residuo generado pues, al ser materia orgánica, se desintegraba con facilidad. Sin embargo, hoy en día con la influencia de Occidente deben adaptarse a las nuevas demandas de los materiales producidos con petróleo. Como he comentado antes, también empezó los talleres con las madres de familia en los que cada día cocinaban un plato diferente resaltando sus propiedades nutritivas y basado de forma mayoritaria en hortalizas, pues la dieta aquí es excedente de carbohidrato.

Volviendo a esta semana ha estado trabajando en el huerto escolar junto con la ingeniera agrónoma de Anawin Lizeth primeramente quitando las malas hierbas crecidas en el terreno, luego removiendo la tierra y abonándola y finalmente sembrando diferentes frutos como el pepino y el repollo. Parece mentira que en un clima tan árido pueda crecer con tanta facilidad la cosecha. Por las tardes ella también tuvo que enfrentarse al reto que suponía trabajar los talleres de prevención de embarazos y sexualidad con adolescentes, pues es un tema peliaguado dentro de la sociedad quechua y aún hay mucho en lo que mejorar.

Ah, y como lo prometido es deuda, os contaremos la razón por la que no escribimos en el blog la semana pasada: resulta que estos días han venido Rosa y Alessandro desde España para supervisar los proyectos que lleva la asociación aquí y el viernes pasado era la inauguración de un sistema de agua en Kochimayu, en la zona de Colomi, y para celebrarlo organizaron una especie de “fiesta” en la que comimos lo típico de la zona (chancho, chuño y camote) y bailamos a tope mientras los habitantes de la comunidad nos invitaban a beber chicha (un fermentado de maíz) y guindol (como un pacharán pero producido con guindas). Fue una experiencia que jamás olvidaremos junto a todo el equipo técnico.

Bueno… eso es todo por hoy, que no es poco. La próxima semana es feriado por el puente de Todos los Santos, así que aprovecharemos la fecha para recorrer un poco más el país y visitar Sucre, Potosí y el Salar de Uyuni. We’ll keep you updated!

 

Semana de oficina y finde de celebraciones.

22 octubre, 2018

Esta semana recibimos la visita de nuestros amigos de Amycos, Rosa y Alessandro, la pena es que no puedo viajar con ellos porque no hay sitio en el carro, la alegría que esta semana puedo realizar parte del trabajo que se me ha acumulado y ha realizar varias gestiones en la ciudad como ir a inmigración a renovar el visado, parece mentira pero ha pasado un mes ya.

Escaneamos y metemos en el Excel tooodas las facturas para justificar nuestra beca de Jóvenes Solidarios, la parte menos bonita de nuestro viaje aquí, puesto que tenemos que pedir factura o recibí de todos nuestros gastos, teniendo en cuenta que; esto no es España,  la economía del país no funciona igual, algunas de las personas no saben ni escribir y los precios de algunas de nuestras comidas pueden tener un costo de unos 13 bolivianos (no llega a 2 euros), en ocasiones pedir la emisión de este documento resulta bochornoso y el montón de facturas que acumulamos os lo podéis imaginar.

Después de realizar este arduo pero inevitable trámite, me meto de lleno en la creación de una Linea Base para la recogida de datos del nuevo proyecto en Waiju, algo que nunca antes había hecho, puesto que sobre todo se trabaja en los Proyectos de Cooperación, pero que considero que no lo he hecho nada mal, así que ¡Prueba Superada!. Ahora queda ir domicilio por domicilio junto con mi compañero Rudy para realizar la recogida de información y sistematizarla, siempre claro en compañía de alguna persona del Comité o del pueblo que este dispuesto-a a acompañarme para traducir castellano-quechua-castellano.

El viernes tenemos la oportunidad de acercarnos a la entrega del proyecto de Kolchi Mayu, viajamos 9 en un vehículo ¡toda una odisea!, hasta adentrarnos en las verdes montañas de esta pequeña comunidad, formada de buena gente con la que compartiremos una de las mejores tardes desde nuestra llegada a tierras bolivianas.Celebramos todos juntos; comemos, bebemos, bailamos, reímos, volvemos a beber y sentimos la integración con los miembros de la comunidad.

El fin de semana lo pasamos junto con Rosa y Alessandro, que parece que el destino los ha traído hasta aquí para sacarnos de fiesta, jajajaja.

El domingo tranquilo, comemos, peli y visita al Parque de las Familias, un parque que me sorprende con su espectáculo de luces de colores, música y chorros de agua, una proyección que muestra Cochabamba en su esplendor y hace que brillen tus ojos con la inocencia de un niño.

Qué bien se está cuando se está bien

Buenos días familia, estoy otra semana aquí para seguir contandoos mis experiencias.

La semana pasada volví a subir a Colomi, allí estuvimos ultimando los detalles de l sistema de aguas de Kochimayu pues el viernes era la entrega y tenia que estar todo perfecto. Se colocó el cartel explicativo, se desencofró el muro que se había realizado la semana anterior en la toma de agua para evitar problemas con las posibles lluvias, repintamos el tanque, se arregló un reventón de la tubería y se trabajó para finalizar la ampliación del sistema para una casa de un comunario que esta bastante alejada.

 

Una vez ultimados todos los detalles en Kochimayu pudimos seguir trabajando en el sistema  de Tablamayu. Allí se finalizó el paso de quebrada, se habilitó la rompe-presiones, se siguió trabajando en el encofrado para el tanque y se trabajó para conectar las dos tomas de agua en una única tubería de agua que  se dirija al tanque, lo mejor es que allí nos hicimos una nueva amiga, una víbora.

Y al fin llegó el viernes, la esperada entrega del sistema a la comunidad de Kochimayu. Sobre las 12 llegamos todos ( los miembros del equipo de construcción, las voluntarias, el equipo de agua potable de Anawin, Rosa y Alessandro) a la comunidad y subimos al tanque el cual estaba decorado con flores e incluso había un arco en la puerta del recinto. Después de las palabras del alcalde de Colomi y de los representantes de Amycos y Anawin, comenzaron con la K’oa  y nos colocaron collares de flores y de patatas, se rompieron las jarras con chicha para pedir a la pachamama bendición para el sistema que se estrena. Tras la fiesta nos bajamos a la casa del dirigente a comer todos juntos y a bailar para seguir con la celebración. Fue una fiesta super bonita y agradecida por todos; pudimos descubrir las costumbres bolivianas más antiguas y pasas un buen rato con los habitantes de la comunidad fuera del ámbito del trabajo, es decir, fue una experiencia inolvidable y totalmente recomendable.

   

Este fin de semana lo destinaremos a descansar en Cochabamba y a compartirlo con Rosa y Alessandro ya que están aquí 🙂

Nos vemos

 

 

 

Dos semanas intensas.

15 octubre, 2018

El tiempo corre que vuela y no siempre hay tiempo ni condiciones para escribir en el Blog.

Estamos descubriendo la Bolivia profunda de manos de Anawine, los mejores acompañantes que podríamos tener.

Hemos estado tres días en  San José, reuniéndonos con el Comité de Agua y realizando varias actividades en la Escuela;

  • Taller de creación y teñido de cortinas, que por cierto quedaron preciosas.
  • Taller de alimentación saludable, realización de ensaladas con productos que se pueden recoger en el huerto escolar.
  • Reunión con las profesoras para trabajar con nuevas metodologías…

 

 

Todas las actividades han estado genial, incluso una profesora nos dejo espacio en su aula, dada la expectación que las españolas estábamos causando para hablar de nuestro país y de todo lo que ell@s nos preguntaban como por ejemplo si los chilenos eran malos o si en nuestro país había mar, su color y que animales vivían en él. Cuestiones que invaden sus pequeñas cabecitas, puesto que estos días se ha llevado a La Haya el conflicto que hay entre Bolivia y Chile solicitando la salida al mar.

Desde San José viajamos hasta Tabla Mayu, para revisar en que punto se encuentra el proyecto de agua. El proyecto esta avanzado y el pueblo trabaja sin parar haciendo las zanjas para meter los tubos.

Regresamos a Cochabamba, hoy tenemos Koa y cena con nuestros compañeros de Anawin, ¡se acumularon varios cumpleaños y habia que festejar!.

El fin de semana lo pasamos en Villatunari, la puerta de la selva, un sitio impresionante en un entorno paradisíaco y con altas temperaturas.

De nuevo al trabajo, esta semana la pasamos con los proyectos de la zona de Morachata, alojados en la acogedora habitación que tienen alquilada allí, junto con Miriam, Liz y Rudy.

  • Valorando dos posibles proyectos de agua en Pararani y Sauce Rancho, dos pequeños pueblitos de montaña.
  • Trabajando Talleres de Higiene Corporal y Lavado de manos en la escuela de Pararani.
  • Reunión con el Comité de Agua y revisión de los huertos en Kolpa Chico.
  • Reunión con el Comité de Waiju, un nuevo proyecto para el que tengo que hacer la línea de base antes de comenzar.
  • Visitamos la Feria de Educación de Waiju, un lugar de encuentro y de diferentes experiencias educativas con profesores y alumn@s con los que descubrimos los proyecto en los que trabajan.
  • Instalamos unos tubos en lo alto de la montaña para canalizar el agua.

Como podéis ver estamos todo el día sin parar, porque lo que no he dicho son las distancias que hay entre pueblo y pueblo, por caminos y pistas de monte en las que pasamos muchas horas.

Nuevas experiencias

 

Hola de nuevo, hace mucho que no escribo para contaros cómo nos va, por lo que intentaré haceros un breve resumen.

La semana pasada Karol y yo nos fuimos junto a tres compañeros de Anawin a San José, una comunidad en la que ya se ha terminado el proyecto de agua. Fuimos allí para ver cómo esta funcionando el sistema, comprobar su mantenimiento y para reunirnos con el comité de agua para solventar los posibles problemas y plantear mejoras. Además como es una comunidad en la que se esta desarrollando actividades de soberanía alimentaria en el colegio fuimos a realizar un taller de tintado de cortinas para las clases y otro de alimentación saludable con los mismos productos que ellos están plantando en su huerto escolar, en el cual también trabajamos con los niños.

De camino a Cochabamba paramos en Tablamayu, una comunidad próxima a Colomi en la que se esta comenzando las obras para implementar agua potable en las casas. Allí estuvimos con los vecinos que estaban trabajando en cavar los tramos que les corresponde y subimos a ver las obras de toma y la excavación dónde se va a ubicar el tanque de agua potable.

El fin de semana nos le tomamos de descanso y como ya os han comentado mis compañeras nos fuimos a Villa Tunari. Allí pudimos conectar con la naturaleza, dar paseos por la selva y conocer otros animales.

Esta semana me separé de mis compañeras para ir a Tablamayu con el equipo responsable de la construcción del sistema. Durante estos días se ha montando el paso de quebrada, se ha finalizado la  cimentación y el vaciado del tanque, gracias en parte a la ayuda de los beneficiarios que se han turnado para subir a echarnos una mano. La manera de construir aquí es diferente que en España, pues hay tiempos que se dedican en fabricar piezas que nosotros ya tenemos prefabricadas; A mi me parece que se pierde tiempo pero ellos aseguran que la calidad de lo que hacen compensa el tiempo. De todas formas, da gusto estar con un equipo predispuesto a poner todo su empeño en trabajar con frío, lluvia y a una altura de 3800 metros sobre el nivel del mar.

    

Ahora me despido desde Cochabamba con ganas de descansar pero a la vez de volver la próxima semana para seguir aprendiendo y disfrutando.

 

 

Sin prisa pero sin pausa

12 octubre, 2018

La semana pasada os dejamos con la miel en los labios diciéndonos que haríamos nuestro primer viaje a Villa Tunari, así que os ponemos al día: nos levantábamos el sábado a las cinco de la mañana para emprender nuestro rumbo a la Villa a las seis, lo cual finalmente fueron las ocho ya que aquí las esperas para todo son eternas. “La prisa mata”, decíamos… 4 horas de trayecto para 160km, lo que en España habría sido una escasa hora y media. Desde luego que estamos desarrollando la virtud de la paciencia más que nunca. También hemos de decir que los autobuses o llamados aquí “flotas” están muy bien equipados y quedamos muy contentas.

Llegamos a nuestro destino no sin antes comer el famoso pescado de la zona: el surubí y el pacu, ¡qué delicia! Después fuimos a buscar el alojamiento Hotel Mirador donde nos hospedábamos y Frank, el gerente, nos hizo sentir como en casa en ese acogedor lugar. Para nuestra primera toma de contacto fuimos a visitar el Parque Machía, lugar muy famoso por los monos que habitan en él y con los cuales tuvimos la suerte de compartir fotos y nuestra botella de agua mientras les dábamos de beber.

Al día siguiente realizamos nuestro paseo por la jungla amazónica y su interminable y frondosa belleza. Disfrutamos de un paseo por la orilla del río visualizando todo tipo de animal y todo tipo de planta y aprendiendo de todo aquello. Terminamos verdaderamente cansadas, así que por la tarde disfrutamos de un rato en la piscina y bajamos a una “playa” que había allí asombrándonos con todas las piedras preciosas que había y con el atardecer que nos acompañaba.

El lunes ya era el día de nuestra vuelta no sin antes visitar el Parque La Jungla, un espacio de ocio donde pudimos tirarnos de tirolinas y de columpios gigantes de hasta 14 metros de altura.

Volvíamos a la rutina en Korihuma con muchos talleres planificados para esta semana con las pedagogas del centro, Sonia y Verónica: esta semana por las mañanas he estado trabajando la alimentación equilibrada con los diferentes cursos del nivel primario, tanto teóricamente como de forma práctica cocinando algunos menús, entre ellos crepes de frutas, tortillas de brócoli y espinacas o ensaladas de verduras varias. Por las tardes he continuado con la inteligencia emocional visionando la película “Inside Out” que trabaja muy bien el manejo de las emociones por parte de nuestro cerebro. María ha trabajado la parte de los talleres de prevención de drogodependencias con los más mayores de la escuela mediante diferentes dinámicas, así como el uso de las TIC’s pues incluso aquí los medios de comunicación y las redes sociales están a la orden del día y queremos que puedan realizar un buen uso de los mismos.

Os dejamos unas fotillos de nuestras aventuras 🙂