Blog Amycos

Voluntariado Internacional y Servicio de Voluntariado Europeo

Voluntariados Europeos anteriores

El fin, fin y sus saudades

15 febrero, 2016

Llegué a Portugal por aire y me marché once meses más tarde por tierra. Casi sin mirar atrás: hasta luego! Furgoneta cargada hasta los topes, ventanilla abierta – estábamos en enero pero el cambio climático tiene estas cosas – música alta y un pelín de resaca. De la última cerveza apurada unas horas atrás o quizás del último abrazo robado aprovechando el último minuto de la última noche del último día antes de volver a casa. Y decir casa sonaba tan extraño en ese momento. Porqué mi casa estaba allí.

Yo, la escéptica, la cínica, la dura, la que sólo quería una pausa de “mi” vida. Resulta que me había encariñado con el sitio y prendido hasta la médula de la gente.

Reconozco que me encanta que me sorprendan – las sorpresas no tanto, me confieso un poco maníaca del control – pero saber que me fui con una idea muy clara y preconcebida de lo que iba a ser mi Erasmus y volver con muchísimo más, esto me gusta.

La convivencia en casa merecería un capítulo a parte en esta história, pero no ha habido ningún asesinato, así que creo que le podríamos poner un aprovado alto. Nos quedaran algunos misterios por resolver, como el extraño caso de la desaparación – dos veces – del pelador de patatas, el lavavajillas que se vaciaba sólo, el medio trozo de pan eterno en la mesa de la cocina y la secuela de la película de terror “Hormigas, el retorno”. Nos hemos reído mucho, hemos visto muchas películas juntos, explotado poquísimo el enrome espacio para fiestas y nos hemos encerrado en la azotea muchas veces para ocuparle el cuarto a Judith. Ropa tendida por todos lados, zapatos por doquier, cuartos compartidos -esa ha sido para mi una gran prueba de fuego que al final ha pasado sin mas dramatismos – y la constate sensación de que cada uno de nosotros era el único que limpiaba.

Los últimos días yo me paseaba por casa con un rollo de papel de wáter bajo el brazo y no – sólo- por miedo a que se terminara por enésima vez, sino para apagar rios de lagrimones que salían de mi o de los que tenía alrededor.

Y es que de repente un día se acaba el tiempo.

Y te preguntas como puede haberse escurrido tan rápido.

Y te olvidas de los momentos en los que tampoco estabas tan bien.

Y haces las maletas mecánicamente.

Y descuentas minutos agónicamente.

Pero todo esto sólo confirma que ha sido bonito.

Ahora, dos semanas después desde casa de mis padres – otra vez – con una libreta en blanco donde empezar a hacer nuevas listas y todo el año por construir.  Este es el momento en que echas la vista atras y piensas que ha valido la pena. Cuando los mensajes de whatsaap se han empezado a espaciar un poquito más. Cuando a veces me tengo que esforzar por recordar que hace dos semanas llegaba de vivir en Portugal.

Porqué el torbellino de la rutina te arrastra, te chupa, te agota y te lanza a tal velocidad que el tiempo deja de tener sentido y ya no sabes si hace una, dos o mil semanas que has vuelto.

Pero es mentira que te olvidas. Es sólo adaptación y supervivencia.

Y este último post, que me había prometido a mi misma, se lo dedico a Franco, a Judith, a Serena, a Lucía, a Horta y, porqué no a Jonas. Que han formado parte de forma muy intensa de este año, y han hecho que la morriña ahora sea insoportable y a la vez más llevadera. Porqué las histórias no contadas, las que me guardo con más recelo,  son nuestras.

Y se lo dedico a mi abuelo, que me ha dado una lección descomunal: esto va enserio y el tiempo no espera.

Y le agradezco a Ale que fuera positivo y perspicaz y que consiguiera finalmente encontrarme un lugar donde hacer un SVE, cuando casi se había agotado el tiempo y casi habíamos perdido la esperanza. Y gracias a Lauri por acogerme en Burgos a mi vuelta y hacer todo el viaje más fácil.

Y porqué no gracias a todos los que formaron parte de todo esto que a su manera lo han hecho especial, a Diogo y sus caladinhos, a Tita y Carolina y su hospitalidad, a Daria, a Juan, a Carla, al Padre Pires, a Paulo, a Maria João, a Juana y su ternura, a Andreia,  a Zsuzsa, a Arman, a Christie, a Concepção, a la señora Inês y sus naranjas, a Dona Ilda, a Helena, a Sandra, al Senhor Antonio y sus bonitas cartas, a Maria y sus besos, a Catarina y Aurora y su energía.

Y con esto acabo.  Se de alguien que ahora mismo estará intentando echarse limón en los ojos y pellizcándose de incredulidad: Si caro mio, a volte sono molto chesee anche io!

Ahora si, Portugal é saudades.

 

ENERO

10 febrero, 2016

Como os conté la ultima vez, Enero iba a ser un mes movidito, y así ha sido.

La tercera semana del mes se produjo el evento mas importante para mi organización. Y es que teníamos todo un festival que montar, producir y editar. Dos días de música, mas de 230 bandas de toda Dinamarca, 7 escenarios y decenas de adolescentes, era a lo que nos enfrentábamos.

Y la cosa fue muy bien, fuimos preparando todo el equipo durante la semana, hicimos el plan de trabajo, la división de escenarios y el reparto de tareas. Nos organizamos y el viernes a la hora de la apertura de puertas estaba todo mas que preparado para sacar el festival adelante.

Fueron dos días intensos, largos, pero a la vez muy entretenidos, descubriendo buena música, conociendo a mucha gente y compartiendo mas con los que ya conocíamos

.

Nada mas acabar el festival, tenia un día para hacer las maletas y volar a Copenhague, al segundo y ultimo seminario con los otros voluntarios de Dinamarca.

El primero fue en una escuela, en medio de la nada, donde nos conocimos todos en profundidad y compartimos 24horas/7dias y fue increíble.

Esta vez fue mucho mas relajado, con mucho mas tiempo libre, en la capital. (arriba tenéis alguna foto)

Después del seminario, vuelta a Aalborg, pero con compañía, porque esta vez nos preparamos para otro festival, pero esta vez para disfrutarlo y verlo como espectadores. Grupos como The tallest man on earth, o The Palace Winter, tocaron ese fin de semana en Aalborg.(fotos arriba)

Y así, acabamos enero. Con muy buen sabor de boca, con mucha gente, con muchas experiencias, y ahora tenemos mucho material para trabajar durante todo febrero, y ademas de cosas nuevas que os contare la próxima vez. Mas viajes, mas conciertos y mas gente, están por llegar.

 

Habemus Blog!

6 febrero, 2016

Ciaoooo a tutti!

Nos complace anunciar que finalmente… ¡Tenemos blog!

Como parte de una de las actividades del proyecto, hemos creado un blog donde escribimos acerca de las actividades que hacemos, los viajes que realizamos, las nuevas cosas que descubrimos, los proyectos en los que participamos, cosas curiosas de italia, … en definitiva, de nuestras experiencias como SVE en Italia, más concretamente en Macerata.

En este blog participamos los 4 voluntarios que formamos parte del proyecto »Earth of Dreams» en Macerata, y dado que somos de distintos países, las distintas entradas se publican en diferentes idiomas: portugués, castellano, francés, polaco, inglés, y como no, ¡también nos atrevemos a publicar en italiano!. Eso sí, somos aprendices, por lo que rogamos disculpen alguna que otra falta de ortografía =)

Si os apatece pasaros, os dejo el enlace 🙂 https://evsmacerata.wordpress.com/

 

Ciao Ciaoooo

¡Solidaridad y evolución.. sigamos cooperando!

2 febrero, 2016

Los talleres realizados el sábado 30 de enero dieron por finalizada la exposición “Solidaridad y Evolución” en el museo de la Evolución Humana en Burgos.

Esta exposición se inauguró en diciembre de 2015 y se pudo visitar durante un mes. Durante este tiempo muchas personas pudieron disfrutar de diferentes paneles y materiales didácticos cuyo objetivo era explicar la evolución humana desde un punto diferente del que estamos acostumbrados: ¿cómo ha influido la solidaridad en la evolución humana?

Partiendo de la observación de la cooperación celular en el cuerpo humano, analizamos la relación entre el ser humano, las plantas y las abejas: ¿cómo pueden todos estos actores cooperar para la supervivencia?

Gracias a la colaboración entre Amycos, el museo y ciertos colegios numerosos niños y niñas de diferentes edades tuvieron la oportunidad de conocer la exposición durante una visita guiada.

Con la compañía de Raúl, uno de los chicos que trabajan en el museo, realicé unos talleres explicando a los niños los diferentes pasajes de la evolución y la solidaridad en el tiempo. Además de la parte teórica, los niños participaron en unas dinámicas con las que podían comprobar en primera persona los beneficios de la cooperación.

La primera dinámica que realizamos fue el juego de “la tela de araña”. Se unía a los estudiantes s con un ovillo de lana y tenían que intentar poner un rotulador ligado a los diferentes hilos dentro de un contenedor. Esto permitió que los niños comprobasen cómo se puede colaborar para lograr la realización de un objetivo final común.

La segunda dinámica fue el teatro y los sentimientos. El objetivo de esta dinámica era la expresión de los sentimientos utilizando solamente el lenguaje facial. Se trataba de ver cómo es posible expresarse mejor a través del lenguaje corporal que con el propio lenguaje.

La última dinámica fue el juego de “las islas cooperativas”. Con una estructura similar al clásico juego de las sillas que todos conocemos, en esta actividad no gana quien ocupa la última silla, o en este caso la última “isla”, sino quien logra ayudar a la otra persona a permanecer juntos en la misma “isla”.

Fue un mes largo, vi a muchos niños y niñas con diferentes ideas, conocimientos y actitudes. La sonrisa de cada uno de estos niños ha conseguido fortalecer mi idea de que es necesario trabajar este tema para los que serán los protagonistas del mañana.

Fredo is coming

26 enero, 2016

 

Ya nos habían advertido de que en Macerata iba a hacer mucho frío en invierno y nosotros ilusos pensábamos que no podía hacer más hasta que finalmente la pasada semana nevó. No nevó lo suficiente como para jugar como niños pero si lo bastante como para añadir una o dos capas más de ropa y prestar mucho atención para no resbalarse y caerse. Es por eso que tuvimos que realizar ‘’ actividades de limpieza’’ en el borgo y eliminar todo rastro de nieve con escobas y sal, porque cuando uno vive en un borgo con calles de piedra, el peligro se haya en todas partes 😉

Comunque, esto no nos paró a la hora de disfrutar del fin de semana. El domingo pasado tomamos il pranzo junto a los integrantes de la Asociación Gruca Onlus, con la que trabajamos, y con algunos compañeros de trabajo en un local de una asociación que hace birra artesanal. Para una amante de la cerveza como yo, fue todo un lujo, porque además de comer como reyes, pudimos probar varios tipos de cerveza no industrial.

Con los niños y niñas del colegio de Salesiani, hicimos un taller Master Chef en el que ellos preparaban una tarta con galletas, chocolate y leche y por supuesto, hacían su gorro de cocineros. Después hubo tiempo para el juego y la diversión.

Hemos pintado y limpiado nuestro Eco-Museo para dejarlo casi listo para su inauguración en Mayo. Pero las labores de construcción y sistematizado no acaban ahí, hemos recogido mucha mucha madera para construir una caseta en el horto y sembrar ahí nuevas verduras.

 

Y como no, también hemos tenido tiempo para viajar aprovechando nuestros dos días libres al mes para conocer una nueva ciudad de Italia y visitar a nuestros amigos voluntarios que hicieron la formación con nosotros. Esta vez le ha tocado a la bella y lively Torino. Pero ya hablaremos de ella más tarde =)

 

Adesso, a estudiar un poco de Italiano.

 

Ciao a tutti!

Buona settimana!

 

Natalia T

De tiempo y obsesivas compulsivas

19 enero, 2016

Nos han estado preparando durante 11 meses para este momento. Formaciones, encuentros con ex-voluntários que nos traspasan sus experiencias, charlas, sermones. Pero a pesar de haber tenido todo este tiempo la llegada del famoso link para acceder al formulario del Youthpass marca el momento del no-retorno.

Estamos casi a punto de cerrar la fase de negación para pasar a la de aceptación. Y es que no nos queda otra. A algunos nos ha durado más que a otros. Hay quien llegó  a Portugal ya pensado que se acababa el proyecto y hay quien ha decidido ignorar este hecho y hacer como si nada.

En todo caso, es complicado no sentir un poco de aprensión al leer:

“Estão a receber os Youthpass para preencherem, este documento funcionará como um certificado para o futuro”.

Complicado porqué te obliga a:

  1. Aceptar que esto se acaba (ahora si, va enserio)
  2. Mirar hacia atrás para hacer balance (algo que ahora mismo no apetece)
  3. Reconocer que 11 meses no son nada para hacer todo lo que queríamos
  4. Afrontar que toca recoger los trastitos y cerrar una etapa (para iniciar otra)

Tengo una libreta donde hago listas de cosas. Para no olvidarme, para aclarar ideas o simplemente porque me encanta hacer listas y luego tachar las cosas que he hecho. Hace unos días decidí hacer una, en realidad una triple lista, muy parecida a la que hice unas semanas antes de dejar Barcelona en marzo. La lista caduca el 22 de enero:

–      Cosas que tengo que hacer

–      Cosas que me gustaría poder hacer

–      Cosas que sé que no podré hacer

Un amigo me preguntó que sentido tenía hacer una lista de cosas que no podré hacer. Para mi es muy obvio: llega un momento cuando estas cerrando una etapa en que te estresas intentando aprovechar cada minuto para ver a gente, repetir experiencias, ir a aquel parque / museo / sitio, al que todavía no has ido… y en realidad dejas de disfrutar de ese tiempo porqué se convierte en una carrera contrarreloj.

Por eso la lista sirve para aceptar que hay cosas que TENGO que hacer – rellenar el Youth Pass, cambiar un faro de la furgoneta, escribir el artículo para el blog de Amycos …- cosas que ME GUSTARÍA HACER, y por las cuáles vale la pena estresarse un poquito – ir a comer francesinha vegana a Oporto, imprimir unas fotos de recuerdo, hacer una cena de despedida en casa, … – y cosas que sé que ya NO VOY A TENER TIEMPO DE HACER antes del 22 de enero – pasar por Lisboa, ir de acampada a Serra de Estrela, acabar el libro «Ensayo sobre a ceguera», ir a Faro a ver a Toma, conocer las Azores …-.

Sin dramatismo ni nada, es una manera fácil de aceptar que es mejor hacer pocas cosas bien que muchas a medias. Passar tiempo de calidad que decíamos no hace mucho tomando unas cervezas con una amiga. Y es que en estos once meses ha habido muchas veces en las que me las he visto corriendo, con una agenda de ministro, para poder hacer y ver e ir, a absolutamente todo. Pero ahora que tengo que cerrar maletas otra vez vale la pena sacar lápiz y papel y hacer una pequeña lista. Para aprovechar de manera relajada y dedicando tiempo a las cosas que me apetece hacer. Y porqué se que me van a sobrar motivos para volver a Portugal.

Ahora si, ya puedo tachar de la lista: Artigo Amycos! 😀

 

 

 

Empezando el año

15 enero, 2016

Después de unas largas vacaciones navideñas en casa, llego la hora de volver a Aalborg. Pero no cuesta mucho volver al trabajo sabiendo que este mes de enero depara grandes proyectos.

Dentro de una semana tenemos todo un festival de música que organizar, montar y producir. Mas de 200 bandas de toda Escandinavia estarán aqui tocando durante todo el fin de semana sin casi descanso.

Al día siguiente de acabar el festival, tenemos el segundo y ultimo seminario con todos los voluntarios de Dinamarca, esta vez en la capital, en Copenhague.

Y el mismo dia que acaba el meeting, volveré a Aalborg con unos cuantos amigos bajo el brazo porque tenemos otro festival mas de música, pero este para disfrutarlo, no para trabajar.

 

Así, no hay depresión postvacacional que valga.

El frió se ha atenuado, a día de hoy, tenemos una máxima de -2º y una mínima de -6º. La nieve no deja de caer, pero la gente sigue usando sus bicicletas y saliendo a la calle, como si nada pasara. Y nosotros también.

 

Levantarte por la mañana, abrir la ventana y ver toda la ciudad de blanco, es algo que aquí es bastante común, y nosotros nos estamos acostumbrando a ello.

 

Y ya estamos de vuelta en Macerata

12 enero, 2016

 

Después de tres semanas en España en navidad que no sólo han servido para ver amigos y familia y comer la buenísima comida española ;), sino también para recargar pilas y volver a la carga con muchas muchas ganas. Y es que, pensar que hasta Septiembre no vuelves se puede hacer duro, pero cuando tienes la cabeza llena de ideas y proyectos y sabes que puedes exprimir estos 8 meses al máximo, incluso se te hace corto =).

 

Ya nos hemos reencontrado con Alessandro y el resto de voluntarios del Servicio Civil Italiano  del proyecto de reciclaje y reúso de ropa y ya empiezan a aparecer futuros proyectos y nuevos eventos.

También nos hemos reencontrado con los voluntarios del Servicio Civil Italiano que trabajan con nosotros en el proyecto del Eco-Museo Borgo Ficana, y nos han traído una sorpresa post-navidades: ¡inauguramos el Eco-Museo en Mayo! y para ello y hasta esa fecha, haremos actividades en el borgo a fin de recaudar dinerito para la apertura al público del museo. Entre estas actividades se incluye una cena social intercultural en la que tanto los ragazzi del SCI como nosotros, pondremos a prueba nuestras artes culinarias con platos típicos de la cocina de Italia, España, Portugal, Polonia y Francia.

Mañana empezamos de nuevo los talleres con los chicos y chicas con discapacidad de la Asociación Nuevi Amici y el jueves con los niños y niñas del colegio Salesiani. ¡Qué ganas!

 

Y ahora os dejo que debo colocar la maleta y demás historias, para eso no hay ganas… 😉

 

Ciao ciao gente!

Cuídense

Estado: Borrador

2 enero, 2016

Comprobar las cosas, siempre. Una, dos, tres y cien veces si hace falta.

He publicado el post en el Blog de Amycos? Claaaaaarooooooo, seguro!

Y olé! Me voy al pueblo, nunca mejor dicho.

Pasan las Navidades y vuelvo a Portugal. Y cuando me dispongo a escribir el primer post del año en el blog: Sorpresa!!! Veo que el último no se había publicado y seguía esperando su turno en «Borradores».

Aquí va, con retraso, feliz 2016!

Portugal se ha llenado de luces de colores. Claro, es casi Navidad. Ese “casi” que llegó a finales de noviembre para quedarse. Árboles, decoraciones llenas de purpurina, un montón de Papas Noëls en ventanas,  jardines, tejados, paredes, tuberías de desagüe; rotondas decoradas con ángeles – que amanecen al día siguiente decapitados –, colas en los centros comerciales, ofertas de turrón, licores, bombones; villancicos a todo volumen y a todas horas en supermercados, tiendas y calles comerciales. El olor a leña – mezclado con churrasco – un montón de mantequilla distribuida en dulces de todo tipo, forma y tamaño; en definitiva lo que podríamos llamar “Espíritu Navideño” a llegado para quedarse y como no podía ser de otra manera está caracterizado por el exceso.

Y en medio de los múltiples intercambios de amor, buenos deseos y abrazos, mi calle se ha convertido en una discoteca. Los vecinos parece que han empezado una batalla a ver quien consigue poner más luces decorativas en ventanas, puertas, plantas, paredes. Todo es decorable. Des de la palmera del jardín al tendedero de calcetines. Y los colores se entremezclan en una combinación de rojos, amarillos, blancos y verdes brillantes, que nos acompaña des de que se va el sol hasta altas horas de la madrugada. Llevar gafas de sol es imprescindible para cruzar la calle sin quemarse las retinas y tanto parpadeo intermitente completamente aleatorio parece que anuncie la llegada de una nave espacial.

En estas semanas las dinámicas en casa han cambiado un poquito: pasamos más tiempo juntos, jugando al ajedrez, con alguna que otra copita de vino y hasta me he animado a rescatar mis pocos conocimientos de guitarra para torturar al personal. El primer día que encendimos la chimenea me invadió una sensación de nostalgia. Si el invierno había llegado significaba que el proyecto se acercaba ya a su final.

Nos encontramos en constante tensión pre-despedida. Quedan algo más de cinco semanas* – sin contar las Navidades que voy a pasar en casa . Somos conscientes de que tenemos que aprovechar todos y cada uno de los minutos y cuando llega el momento de ir a dormir, poner en orden las ideas, empezar a pensar en el post-SVE y sobretodo, lo más importante: cerrar las persianas a cal y canto, para conseguir dormir sin tener la sensación de estar en medio de una fiesta tecno o la paranoia de “Requiem for a dream”.

* Después de las dos semanas pasadas en la carpeta borradores, no quedan más que cuatro semanas para acabar el proyecto.

¡Hasta pronto Burgos!

15 diciembre, 2015

Aunque todavía no me parece verdadero, ya está acabando mi proyecto SVE y solo me queda una semana. El tiempo ha pasado muy rápidamente, demasiado, y he llegado al final sin darme cuenta. Estos nueves meses han sido increíbles, tan ricos que explicarlo es complicado. Ha sido una aventura, una experiencia de aprendizaje tanto profesional como personal.

Desde el principio he intentado contar en este blog mi vida aquí en Burgos, las actividades que he llevado a cabo durante el proyecto, los viajes que hice, mi cotidianidad. Pero me doy cuenta de que no ha sido siempre posible expresar con palabras todas las sensaciones que he vivido, contar la relaciones que he establecidos en estos nueves meses, describir cuanto me guste esta ciudad y como aquí me sienta como en casa.

La idea de marcharme me hace sentir rara… por un lado claramente tengo ganas de volver a mi «vida anterior», en mi ciudad, con las personas que quiero. Pero por otro lado me siento fatal a dejar  todo eso.

Cuando llegué aquí no sabía que esperar… ahora me doy cuenta de que he sido muy afortunada y de que no podía desear nada mejor.

En Amycos he podido aprender muchísimo, ver como funciona una ONGD, ponerme a prueba con actividades diferentes y a veces desconocidas, afrontar retos… siempre con el suporte de mi Coordinador, de mis compañeros de trabajo, de mi mentora.

He podido conocer España, sus costumbres, he viajado, he aprendido un idioma extranjero.

Pero sobretodo he cruzado mi camino con muchísimas personas y gracias a esas personas, esta experiencia ha sido tan increíble.

Solo me queda que decir… ¡HASTA PRONTO BURGOS, TE ECHARÉ DE MENOS!